Inmersión profunda para la investigación vital del secuestro de carbono marino



ESPAÑOL | ENGLISH

Un estudio financiado por Enbridge examinará el arrecife artificial frente a la costa de Texas y explorará la posibilidad de reducir la huella de carbono de la sociedad

Pargo Rojo. Mero. Camarón. Tortugas.

Todos viven entre los 1650 acres del Arrecife del Valle del Rio Grande (Rio Grande Valley Reef), el arrecife artificial más grande y complejo de la costa de Texas.

Y en el futuro, el carbono también podría encontrar un hogar aquí.

Hoy, Friends of RGV Reef, una organización sin fines de lucro de Texas, anunció que lanzará un nuevo estudio marino para determinar el potencial de secuestro de carbono del arrecife, ubicado a 13 millas al noreste de los escollares de la Isla del Padre en el Golfo de México.

El arrecife artificial, una colaboración existente entre Friends of RGV Reef y la Universidad de Texas Rio Grande Valley (UTRGV) con sede en Edinburg, TX, ha logrado avances significativos en la restauración del pargo rojo y otras poblaciones de vida marina en el Golfo de México desde que fue establecido en 2015.

“Nos embarcamos en otra misión importante: esta es para ver si lo que estamos haciendo aquí en las aguas del Golfo de México algún día podría beneficiar directamente a todos los

Tejanos en tierra e incluso llegar a un mundo mejor para todas las personas”, señala el presidente de Friends of RGV Reef, Gary Glick.

“La investigación que estamos realizando aquí llenará carencias importantes en nuestro conocimiento sobre el secuestro de carbono en el medio ambiente marino y será la primera de su tipo en Texas”, dice Richard Kline, Ph.D., profesor de la Escuela de la Tierra de UTRGV, Ciencias Ambientales y Marinas. “Se sospecha que los arrecifes artificiales pueden contener una cantidad sustancial de biomasa de carbono, pero como detectives, analizaremos los datos para averiguar si ese es realmente el caso”.

La sustentabilidad está al centro de todo lo que hacemos en Enbridge, y a través de la exploración de nuevas tecnologías energéticas como la captura y almacenamiento de carbono, hidrógeno limpio y gas natural renovable (RNG), estamos ayudando a construir el puente que llevara la sociedad hacia un futuro energético más limpio.

Una subvención de $250,000 del programa Fueling Futures de Enbridge para Friends of RGV Reef está financiando este estudio, que incluirá la recolección de muestras del arrecife y la vida marina para avanzar la investigación del secuestro de carbono. Se cree que los arrecifes, tanto naturales como artificiales, capturan y almacenan carbono, un acto de secuestro de carbono, y pueden ayudar en el esfuerzo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2).

"Nos complace continuar nuestra asociación con Friends of RGV Reef, apoyando el trabajo que mejora la biodiversidad y la vida marina en el Golfo y, al mismo tiempo, explorando los posibles beneficios climáticos asociados con el arrecife", dice Pete Sheffield, Jefe de Sostenibilidad de Enbridge. “Este tipo de investigación innovadora ofrece un gran potencial en la carrera por reducir la huella de carbono del mundo”.

La mayor parte del arrecife artificial está construido con embarcaciones hundidas intencionalmente, traviesas de concreto y bloques de cemento. En 2018, Enbridge realizó una inversión de $350,000 que fue responsable de avanzar el arrecife a escala industrial.

“Este nuevo estudio examinará a fondo la biomasa del arrecife para cuantificar cuánto carbono hay allí, su peso y la cantidad de carbono que se ha capturado o secuestrado. Es realmente emocionante creer que este proyecto submarino, que ya ha proporcionado un hábitat sustancial para los peces de arrecife, también podría ser beneficioso para reducir la huella de carbono de los humanos”, dice Dr. Kline.

Dr. Kline ha realizado investigaciones sobre arrecifes artificiales durante más de 20 años y liderará la investigación científica en asociación con Friends of RGV Reef. Durante el estudio, se anticipa que las escuelas locales y los grupos comunitarios participarán en talleres que permitirán el aprendizaje de primera mano de los científicos que realizan esta investigación innovadora.

El RGV Reef está diseñado para acomodar el primer vivero de peces de arrecife a escala industrial en el Golfo, y quizás en el mundo. Un consorcio que incluía a UTRGV, A&M Galveston y el Instituto de Investigación Harte estimó que el arrecife albergaba 240,000 pargos rojos desde juveniles hasta adultos desde 2017 hasta 2019—y en el invierno de 2020, el grupo de Glick duplicó el tamaño de su arrecife de crianza.

“Animamos a todos los Tejanos a salir, aprender y apoyar este importante trabajo en el Golfo de México. Este es su laboratorio de patio trasero que esperamos produzca un entorno más sostenible para las personas ahora y las generaciones que siguen”, dijo Glick.

“Las aguas del Golfo y la tierra están inextricablemente unidas. El proyecto RGV Reef está demostrando que podemos ayudar a restaurar la vida marina—todavía estamos construyendo el arrecife y necesitamos su ayuda—y este proyecto también puede demostrar que los arrecifes pueden tener un impacto en el clima y ayudar a reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que producimos. Ese es un resultado bastante impresionante”.